CONTRA LA IMPUNIDAD

“(…) un ejemplo claro del rechazo de las conclusiones de la Comisión de la Verdad lo constituyó la aprobación de una amplia ley de amnistía pocos días después del Informe de la Comisión. La celeridad con que esta ley se aprobó en la Asamblea Legislativa puso de manifiesto la falta de voluntad política de investigar y llegar a la verdad mediante medidas judiciales y castigar a los culpables”.
Kofi Annan, en su balance final del llamado proceso de paz salvadoreño"

miércoles, 17 de agosto de 2011

Felipe Peña Mendoza/ Gloria Palacios Damián



los héroes nunca dijeron que morían por la patria sino que murieron

Ese sábado 16 de agosto de 1975 en que cayeron, Felipe aún no cumplía los 25 años ni Gloria los 22. Una muerte joven, una vida fugaz; sin embargo, ellos junto con otros, habían iniciado la guerra revolucionaria en El Salvador desde 1970 y la habían mantenido y desarrollado, siempre creciente, por más de cuatro años.

Felipe había nacido en El Salvador el 6 de diciembre de 1950 y Gloria, el 13 de noviembre de 1953, en China. Su apellido original era Chong. Ella estudiaba sicología y él economía. Felipe fue miembro de la directiva de la Sociedad de Estudiantes de Ciencias Económicas (que desde 1976 lleva su nombre, al igual que la de Sicología lleva el de Gloria) y fue miembro también del Consejo Ejecutivo de la Asociación General de Estudiantes Universitarios (AGEUS) hasta 1972, año en que el ejército tomó y cerró la Universidad Nacional. Le gustaba la música, tocaba la guitarra eléctrica y fue integrante de dos grupos musicales. En la Universidad también hizo teatro.

A la hora de su muerte, con toda su juventud, Felipe era el segundo responsable de las Fuerzas Populares de Liberación (FPL) “Farabundo Martí” y como tal, momentos antes del cerco de las fuerzas gubernamentales y previendo su llegada, ordenó la evacuación de los archivos y de los documentos de su organización. Al iniciarse el combate ordena la retirada y se queda para cubrirla. Gloria, su mujer, al verlo herido, toma su lugar, permitiendo que los archivos quedaran a salvo.

Al terminar el combate el local estaba tan limpio que el Gobierno declaró ante la prensa que se trataba de una célula del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), una organización hermana.

Felipe y Gloria, cercados por el enemigo, cayeron combatiendo. Su muerte cachimbona y generosa fue un acto de fe, amor y lealtad entre la pareja. Fe, amor y sobre todo, valentía a la hora de la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

campaña permanente

Desde el Municipio de Santa Ana, El Salvador, PEDIMOS...


Al Concejo Municipal de Santa Ana: reivindiquen la memoria de nuestras víctimas... reconstruyan su monumento...

Monumento a las victimas civiles del conflicto

Monumento a las victimas civiles del conflicto
Las víctimas civiles de la guerra viven en nuestra memoria con la fuerza de la verdad, muchas veces oculta por sus propios asesinos, que permanecerán escondidos a la sombra de la impunidad...Solo la verdad y la justicia podrá llevarnos hasta el perdón y a la tan ansiada reconciliación...El horror que aquí vivimos no lo debemos olvidar, para que las futuras generaciones no repitan los errores de nuestra sociedad. Santa Ana, 25 de julio de 2007 (esta es la leyenda que rezaba la placa destruída en el monumento a las víctimas civiles del conflicto)
Ubicado en Carretera de Santa Ana hacia Metapán, cercano a la frontera con Guatemala. La construcción de monumentos a las víctimas es una forma de reparación moral, un Derecho a la Memoria, un compromiso de no repetir los crueles errores...
A menos de un año de construído, fue destrozado parcialmente, incluyendo la placa de bronce colocada con la leyenda. Es por tal razón que pedimos acompañemos este repudio moral, a quienes lo hicieron....
Ahora nuestra denuncia es por que las autoridades municipales de Santa Ana no han querido reconstruir el monumento... nuestro monumento.... aún cuando hay un convenio en el cual es responsabilidad de la comuna dar el mantenimiento.