CONTRA LA IMPUNIDAD

“(…) un ejemplo claro del rechazo de las conclusiones de la Comisión de la Verdad lo constituyó la aprobación de una amplia ley de amnistía pocos días después del Informe de la Comisión. La celeridad con que esta ley se aprobó en la Asamblea Legislativa puso de manifiesto la falta de voluntad política de investigar y llegar a la verdad mediante medidas judiciales y castigar a los culpables”.
Kofi Annan, en su balance final del llamado proceso de paz salvadoreño"

lunes, 29 de junio de 2009

domingo, 28 de junio de 2009

NUEVE DIAS DE IMPUNIDAD



Segunda Jornada de Vigilia por el Regreso del Compañero Gustavo Marcelo Rivera en San Isidro,
Cabañas.
Por segundo día la población Isidrence, y organizaciones sociales, niñas y niños, ancianas, jóvenes,
amigos todos, forman más de un centenar de personas unidas en oración a la Virgen María, frente a la
Casa de la Cultura de San Isidro, Cabañas, lugar de trabajo del compañero Marcelo Rivera, con la fe de
que las oraciones den consuelo y fortaleza al compañero y les mueva el corazón a los responsables de
su desaparición, para que estos lo dejen en libertad. Se reflexiono con los participantes sobre la
“conversión” sobre la expresión que dijo nuestro Señor Jesucristo; “y conoceréis la verdad, y la
verdad os hará libres.” (Jn. 8.32) y es que Jesús denunciaba las injusticias de los poderosos y
mercaderes, ejemplo que siguió nuestro compañero Marcelo, quien ha sido desaparecido en el contexto
del desborde de violencia, de intolerancia, impunidad que abate a nuestra sociedad salvadoreña. La
Desaparición de Marcelo, ocurre luego que miembros de ARENA de San Isidro y el Alcalde del municipio
Ingeniero José Ignacio Bautista, difamaran, denigraran la moral del compañero en respuestas a la firme
posición que caracterizo a Marcelo en defender y luchar por el medio ambiente, a denunciar los actos de
corrupción por parte del Alcalde, además de oponerse enérgicamente a los proyectos mineros que
impulsa y promueve la trasnacional PACIFIC RIM.
Así en oración familiares y amigos de Marcelo: Neto, José, Eugenia, Guadalupe, Maurita, Yesenia, Tila,
don Julio, Miguel, Hugo, William, Germán, la niña Chávela, Deysi, Wilfredo, Alirio, Zenayda, Maya,
Rosemery, Allan, Chepito, Francisco, en compañía de la lluvia quien alimenta la tierra, las oraciones
sostienen la esperanza que dejen en libertad a Marcelo. A las once de la noche se suman a la oración -
que dirige Neto- varios hombres que regresan de la búsqueda, dirigida por Miguel, hermano menor de
Marcelo, en los cantones y caseríos, sin pista alguna; sus rostros cansados y desconcertados reflejan la
situación preocupante que está sucediendo en el pueblo; con sus ropas totalmente mojadas por la lluvia,
se unen todos a la oración con la esperanza de tener fuerza para continuar el día de mañana.
A la fecha corren nueve días de la desaparición de Marcelo Rivera, en los que se están viviendo
momentos de angustia e impunidad; la familia y el pueblo siguen esperando el equipo especializado de la
PNC, para que investigue el caso, equipo que prometió el Ministro de Justicia y Seguridad al conversar
con este. El cambio de gobierno debe bajar para que lo pueda sentir el descalzo y eso pasa por superar
la burocracia, la negligencia, la mala voluntad de hacer lo que les corresponde, a empleados de la
Policía Nacional Civil, a la Fiscalía General de la Republica, Procuraduría General de Derechos
Humanos, que tiene vicios dejados por la administración anterior que revictimizan a las víctimas que se
encuentran sufriendo este calvario de impunidad y que esperan verdad y justicia.
Movimiento Unificado Francisco Sánchez-1932 (MUFRAS-32)
Asociación Amigos de San Isidro, Cabañas (ASIC)
Comité Medioambiental de Cabañas (CAC)

Tcnel. Domingo Monterrosa Barrios (segùn la Fuerza Armada)





RETAZOS DE MEMORIA HISTÓRICA ACLARA: Que el propósito de haber colocado este post, no siginifica en manera alguna que estemos de acuerdo con su contenido. Nos vemos en la obligación moral y ética de "desmarcarnos" de la posición que penosamente sigue teniendo la página de la Fuerza Armada, cuando literalmente dice "un merecido homenaje" a Domingo Monterrosa, cuando la historia lo condena como el principal responsable de la "Masacre de El Mozote". La Comisión de la Verdad lo estableció así.
Tenemos en el Colectivo de Retazos, que corregir la plana, no podemos permitir que la historia sea contada sin decir totalmente la verdad... Monterrosa no fue un heróe, fue el responsable de las muertes de muchos salvadoreños y salvadoreñas, víctimas civiles, militares y combatientes guerrilleros/as. La Fuerza Armada, debe cambiar el relato que aparece en su página electrónica... Si es de relatar las "Hazañas Militares" que diga que en muchas de ellas murió pueblo salvadoreño... Rufina Amaya dió su testimonio irrefutable.... La historia ni puede ni debe ocultar la crueldad de la guerra... Nosotros en Memoria de las víctimas lo reclamamos... Que la verdad tome la palabra...






Tcnel. Domingo Monterrosa Barrios





Un merecido homenaje

Durante la agresión del marxismo-leninismo contra El Salvador, la institución castrense se cubrió de gloria. No era la primera vez; pero en esta ocasión el ataque comunista fue más sofisticado. Superó la crueldad y la destrucción.



Nuestra Fuerza Armada desde sus inicios en 1824, nació con gallardía. Su mismo nombre denotó emancipación: LEGION DE LA LIBERTAD, DEL ESTADO DE SAN SALVADOR. Su primer comandante fue un hombre comprometido con la grandeza nacional: el General Manuel José Arce.



Cada vez que la Patria estuvo amenazada se peleó y venció al enemigo. En la década de los años ochenta también se luchó con valentía para salvar el honor nacional.



La historia de aquellos hombres y mujeres que en este conflicto -producto de la ambición de las potencias por manipular a las naciones pequeñas- cayeron bajo el fuego traicionero de los terroristas, es el objeto de este acápite. Cual un relicario, estas preciosas vidas deban ser tomadas en cuenta para ejemplo de las generaciones venideras; ya que, parafraseando a Meléndez Pelayo “pueblo que no conoce su historia, es pueblo condenado a irrevocable muerte...”.



He aquí pues, breves biografías de algunos Héroes de la Fuerza Armada de El Salvador.



Heroes de Joateca



El martes 23 de octubre de 1984, el cielo cuzcatleco se vistió con crespones negros... Un grupo de sus mejores hijos, cayeron en defensa de los altos intereses de la patria.



El helicóptero en que viajaban, después de una demoledora operación militar que había limpiado el área norte de Morazán, estalló en pleno vuelo, víctima de una bomba colocada, traicioneramente, en el interior del aparato por mercenarios al servicio de las fuerzas terrorista del FMLN.



En su interior viajaban oficiales –además de tropa y civiles, de quienes se habla en un acápite anterior- a los cuales nos referiremos en esta ocasión.



El 24 de octubre de 1984, la Asamblea Legislativa, en sesión plenaria y extraordinaria, haciendo eco del sentimiento del pueblo salvadoreño por la pérdida de estos Héroes, decretó tres días de duelo nacional, en demostración de pesar por la trágica muerte de esos valerosos soldados de la Patria.



Datos Biográficos



Nació en Berlín, Usulután, el 4 de agosto de 1940. Ascendió a Sub-Teniente el 12 de noviembre de 1963 y a Teniente Coronel el 31 de diciembre de 1980.



El Gobierno de Chile le otorgó la medalla “Bernardo O`Higgins” por haber obtenido las más altas calificaciones en las virtudes inherentes a la profesión de las armas. Pertenecía a la promoción egresada en 1963, de la Escuela Militar.

Entre sus muchas cualidades militares son reconocidas las que lo identificaron como un oficial que siempre estuvo al lado de sus tropas, humano, afable, solidario. Mantuvo siempre muy en alto la moral combativa de sus unidades, valiéndole el respeto y confianza de sus compañeros de armas y jefes.



Fue uno de los primeros comandantes del famoso Batallón de Paracaidistas que inició operaciones como parte de la Fuerza Aérea Salvadoreña, Monterrosa estableció como “Calentamiento” a los soldados bajo su mando, un trote de la Fuerza Aérea hacia el local donde estuvo el Hotel San Salvador, ida y vuelta, con el fusil de equipo. Monterrosa iba al frente y a la par el famoso perro “Huragán”, que por muchos años fue su compañero inseparable. Huragán murió en un accidente, al no abrirse su paracaídas en Amatecampo, hace muchos años.



Una de las anécdotas significativas de la heterogeneidad del coronel Monterrosa, es la narrada en la edición del 31 de diciembre de 1983 de “El Diario de Hoy”, en la cual se dice que habiéndole ocurrido el momento del parto a una joven mujer llamada Ana del Carmen Portillo Guevara, de 24 años, quien viajaba con él en un helicóptero procedente de Ciudad Barrios hacia San Miguel, el coronel se ofreció para asistirla, habiendo dado a luz una hermosa niña.










En el campo militar, entre sus cargos desempeñados se encuentran: comandante del Escuadrón Aerotransportado de la Fuerza Aérea, Director de la Escuela de Policía, Profesor Militar, Sub-Director General de la Policía Nacional, comandante del Batallón de Infantería de Reacción Inmediata ATLACATL y comandante de la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel, cargo que desempeñaba al momento de la tragedia.



Realizó misiones oficiales en China Nacionalista, Estados Unidos, Argentina y Uruguay.



Es justo consignar que durante la Guerra con Honduras en defensa de los Derechos Humanos, en Julio de 1969, siendo Teniente, se desempeñó como comandante de la Quinta Compañía de las Fuerzas Expedicionarias de la Guardia Nacional, que ingresaron a territorio hondureño, conquistando Plan El Ranchón y Llano Largo, en el Departamento de Ocotepeque, mostrando siempre un extraordinario arrojo.




En San Miguel, su último destino, el día 26 de octubre de 1984, fecha de su sepelio, como una manifestación de pesar y solidaridad por la irreparable pérdida, la sociedad de esa ciudad decidió cerrar sus puertas bajo la coordinación del Comité Cívico Local; además, hubo una concentración frente a Catedral y una misa por el descanso del alma de apreciado jefe militar, que tan gratos recuerdos dejó entre todos los migueleños.

Parte de la Fuerza Armada de El Salvador a la Nación



Fuerza Armada de El Salvador
Estado Mayor Conjunto

Señor Presidente de la República y Comandante General de la Fuerza Armada; ante el Altar de la Patria, cuyo símbolo sagrado es nuestra Bandera; presentes los Comandantes y Estandartes de las Unidades de la Fuerza Armada, por su digno medio, tengo el honor de rendir Parte a la Nación Salvadoreña, que en esta fecha, la Fuerza Armada finaliza la Campaña Militar desarrollada contra la agresión del comunismo, en defensa del Estado, cumpliendo de esta manera, su misión constitucional de defender la soberanía e institucionalidad del Estado y la integridad de su territorio; mantener el orden y la seguridad pública; velar por la forma republicana de gobierno y el régimen democrático representativo; garantizar las libertades ciudadanas y el respeto a los derechos humanos; y de contribuir al logro de la paz.

Misión que se cumplió exitosamente, gracias al heroísmo, valor, sacrificio y profesionalismo del soldado salvadoreño.

La Fuerza Armada, como institución permanente del Estado al servicio de la Nación, queda en condiciones de dar cumplimiento al nuevo mandato establecido en la reforma constitucional, el cual juramos cumplir con honor y lealtad, aun a costa de nuestras vidas.

Señor Presidente, Pueblo Salvadoreño: “ Misión Cumplida ”.

“La Fuerza Armada vivirá, mientras viva la República”.

San Salvador, 31 de Enero de 1992.
Dios Unión Libertad.


General Gilberto Rubio Rubio,

Jefe del Estado Mayor Conjunto

Vo. Bo

General Rene Emilio Ponce

Ministro de Defensa y Seguridad Pública


Tomado de:
http://www.fuerzaarmada.gob.sv/campana.html

Batallón de Reacción Inmediata "Gral. Manuel José Arce"


El Batallón de Infantería de Reacción Inmediata Gral. Manuel José Arce, abreviadamente BIRI ARCE, fue creado por Orden General N° 5 de 1 de marzo de 1983, con sede en la ciudad de San Miguel.

En el mes de agosto y parte de septiembre sus efectivos recibieron el curso de constrasubversión impartido en Honduras, por asesores norteamericanos.

A su regreso al país, el día 13, ocuparon las instalaciones del BIRI BELLOSO en la zona franca de San Bartolo, Ilopango; y al día siguiente, se ubicaron en San Miguel, en las instalaciones de Mejoramiento Social (Fábrica de Hilados y Tejidos).

Arce.jpg (67483 bytes)

Se le dio dicho nombre en memoria del General Manuel José Arce, Prócer de nuestra Independencia y fundador del Ejército Nacional.

Durante los nueve años de su existencia como Unidad Operativa del Ejército , este batallón especializado tuvo ocho Comandantes, ellos fueron:

1) Cnel. Inf. DEM. Inocente Orlando Montano

2) Cnel. Inf. DEM. Roberto Mauricio Staben

3) Cnel. Inf. DEM. René Arnoldo Majano Araujo

4) Tte. Cnel. Caballería DEM. Roberto Tejada Murcia

5) Cnel. Art. DEM. José Roberto González Aguilar

6) Cnel. Art. DEM. José Manuel García Prieto

7) Cnel. Inf. DEM. Samuel Dolores Cuellar Velasco

8) Tte. Cnel. Art. DEM. Oscar Armando Anaya de Paz.

“El Batallón Arce desde su fundación -escribe el Capitán de Infantería Adalberto Ernesto García Rivera- participó en setenta operaciones militares. A lo largo y ancho de la zona oriental de nuestro país, habiendo demostrado su valentía y coraje a los enemigos de nuestra Patria”.

Este aguerrido e importante BIRI, como los demás, fue desmovilizado a raíz de los Acuerdos de Paz firmados en el Castillo de Chapultepec, México.

En la Orden General N° 4 de 6 de febrero de 1993, se consigna el siguiente reconocimiento:

“El Batallón de Reacción Inmediata “General Manuel José Arce” participó con heroísmo, sacrificio y profesionalismo en la campaña militar desarrollada contra la agresión del comunismo, en Defensa del Estado, contribuyendo de esta manera al cumplimiento de la Misión Constitucional de la Fuerza Armada, de defender la soberanía e institucionalidad del Estado y la integridad del territorio; mantener el orden y la seguridad publica, velar por la forma de Gobierno y el régimen democrático representativo; garantizar las libertades ciudadanas y el respeto a los DERECHOS HUMANOS; y contribuir al logro de la paz.”

Batallón de Reacción Inmediata "Gral. Eusebio Bracamonte"


bracamonte.jpg (12927 bytes)

El 31 de diciembre de 1983 se creó el Batallón de Infantería de Reacción Inmediata “Gral. Eusebio Bracamonte”. Adscrito al Estado Mayor General (después Conjunto) de la Fuerza Armada.

A este Batallón especializado en la guerra de guerrillas, se le dio el nombre del esforzado y valiente militar Eusebio Bracamonte, quien a las órdenes del Capitán General Gerardo Barrios luchó heroicamente en la batalla de Coatepeque y en el Sitio de San Salvador.

El BIRI BRACAMONTE escribió como los demás BIRI, páginas de honor y heroísmo, durante el conflicto armado; desde su creación, hasta el momento en que se consumó su desmovilización en cumplimiento de uno de los Acuerdos de Paz firmados en Chapultepec, México.

En la Orden General N° 8 del 15 de agosto de 1992 aparece el siguiente reconocimiento:

“Reconocimiento”.

El Batallón de Infantería de Reacción Inmediata General Eusebio Bracamonte, participó con heroísmo, valor, sacrificio y profesionalismo en la campaña militar desarrollada contra la agresión del comunismo, en defensa del Estado, contribuyendo de esta manera al cumplimiento de la misión constitucional de la Fuerza Armada de defender la soberanía e institucionalidad del Estado y la integridad de su territorio, mantener el orden y la seguridad pública; velar por la forma republicana de gobierno y el régimen democrático representativo; garantizar las libertades ciudadanas y el respeto a los derechos humanos, y de contribuir al logro de la Paz”.

En general, la creación de los BIRI fue de gran trascendencia en su época, ellos llegaron a contribuir para forjar el camino de la paz, y a constituir un insuperable valladar en el que se estrellaron los terroristas que osaron, con la ayuda del comunismo internacional, tratar de cambiar los destinos democráticos de nuestra Patria, pero que fallaron estrepitosamente al no recibir apoyo del pueblo y enfrentar la sólida resistencia de nuestra institución castrense.

Batallón de Reacción Inmediata "Atonal"

ATONAL.JPG (150187 bytes)

A partir del 31 de diciembre de 1981, aparece en los anales de El Salvador la Unidad de Contrainsurgencia denominada Batallón de Infantería de Reacción Inmediata Atonal. Esta unidad del Ejército recibió tal denominación, en memoria del héroe aborigen, que en la Batalla de Acaxual, asestó tremendo flechazo la pierna de Don Pedro de Alvarado, “Atonal”, significa “Sol de Agua”.

El aludido BIRI se adscribió al Comando de la cuarta Zona Militar y Cuarta brigada de Infantería con sede en El Paraíso, departamento de Chalatenango, por carecer de sus propias instalaciones militares.

El 1 de septiembre de 1982 fue trasladado a Usulután y se instaló teniendo como sede el destacamento Militar N°4 (Después Sexta Brigada de Infantería).

Los soldados que integraron esta unidad militar, fueron entrenados por un grupo de Instructores de Fuerzas Especiales del ejército de los Estados Unidos de América en los siguientes conocimientos: Patrullajes diurnos y nocturnos, fuego y movimiento bajo fuego enemigo, incursiones a campamentos terroristas por patrullas pequeñas, defensas personal, lucha cuerpo a cuerpo y manejo de armas como fusiles M-16, ametralladoras M-60, Fusil sin retroceso cal. 90 mm. Lanza-granada 40 mm. M-79, Mortero de 80 mm., Mortero de 60 mm. y Lanzamiento de Granadas de Mano.

En esta unidad militar, sus componentes; como ocurrió con todos los BIRI, supieron cumplir la misión básica de atacar, es decir, dejar fuera de acción bélica, a los terroristas del FMLN, empleando tácticas y estrategias que dieron al Ejército resultados positivos; resultando en beneficio de la población civil en general.

El 22 de junio de 1988, a la altura del Vado Marín, jurisdicción de Jucuarán, departamento de Usulután, dos soldados mediante el concurso de un lazo lograron vadear el ímpetu del Río Grande de San Miguel. Al fijarlo mediante un amarre en el lado opuesto, este quedo flojo; y desgraciadamente se produjo la tragedia: Stte. Carlos Rutilio Monroy Sintigo y el soldado Fausto Mateo Vigil Sandoval fueron arrastrados por la corriente. Del primero sólo se rescató su mochila y equipos, y del segundo su cadáver con equipo y fusil.

Cuando los comunistas lanzaron la mal llamada “Ofensiva hasta el Tope” que no fue mas que un brutal ataque contra la población civil indefensa, el BIRI ATONAL salió de su campamento en auxilio del pueblo salvadoreño, y asestó duros golpes a los terroristas.

El BIRI ATONAL entregó a la Patria a muchos clases y soldados que perecieron en encuentros bélicos defendiendo la institucionalidad ciudadana, entre ellos estaban los siguientes jóvenes oficiales:

· Sub Tte José Arturo Martínez L.

· Tte. Cdte. Oscar Ivan Navas Pinto

· Tte. Cdte. Mauricio Leseñame Perdomo.

· Tte. Cdte. Edilberto Alfonso Gálvez E.

· Sub-Tte. Carlos Rutilio Monroy Síntigo.

LA LEYENDA DE ATONAL O SOL DE AGUA:

En el meridiano de los Tiempos, cuando la conquista y colonización europea se cernía sobre las tierras americanas, un pueblo noble y valeroso llamado "pipil", heredero de la civilización Tolteca, fue conducido desde Tula (costa Norte de México) por Topiltzín Acxil "Quetzalcoatl" (hijo de los Dioses y Señor del Viento y de la Lluvia), hacia la "tierra de promisión" llamada "Cuscatlán" (Ciudad Joya) por los pipiles, y "Nequepio" (país extranjero) en lengua mangue o chorotega.

En esa época de asentamiento y acomodo los "pipiles" ocuparon las tierras desde el Paz (paxaco) hasta el Lempa. A través de ella se establecieron diferentes cacicazgos, los que responderían al "Señor de Cuscatlán", poderoso rey cuyos dominios se extendían hasta las montañas de Coyucuten, en lo que hoy es Gracias a Dios, Honduras.

El asiento original del Señorío fue en la zona de La Bermuda (Suchitoto) y finalmente en los alrededores de Antiguo Cuscatlán, Depto. de La Libertad. El término "pipil" significa "joven noble".

En cada aldea o poblado había "Alahuaes" o cabeza de los "calpules", quienes eran dirigentes subordinados al gran Señor de Cuscatlán, siendo designado para la zona de los Itzalcos (abarcaba hasta Acaxual), el gran príncipe ATONAL cuyo nombre significaba "Sol de Agua".

Así, este príncipe guerrero tuvo como misión enfrentar a los invasores españoles cuando, en 1524, irrumpieron en estos sagrados lares, profanando la paz y la libertad que los "pipiles" gozaban en estas tierras ancestrales (consideradas así por la creencia de los antiguos que de Cuscatlán había procedido la primera inmigración indígena que muchos siglos atrás fundó TULA).

Los soberbios y terribles soldados españoles avanzaron sobre los poblados indígenas sin consideración hacia sus habitantes, lo cual hizo que cundiera el pánico entre los súbditos del señorío de Cuscatlán. El señor de Cuscatlán decidió alejarse hacia el norte de sus dominios, llevándose consigo a mujeres, niños y ancianos; para este fin convocó a sus jefes y principales, entre quienes se distinguía el príncipe ATONAL, por su gran porte y merecida fama de valeroso y justiciero. A ellos encomendó el anciano rey la defensa de su imperio.

En pleno Consejo de príncipes, ATONAL tomó la palabra y exclamó: ¡¡ Mi vida por nuestra gente oh gran Señor!!. Esta afirmativa declaración produjo en el rey una inmensa satisfacción y en todos los presentes el Espíritu de lucha y de solidaridad se manifestó como nunca antes.

Una vez seguro el Señor de Cuscatlán de que sus dominios del Sur quedaban en buenas manos, partió con su cortejo hacia la costa Norte, en donde, personalmente, enfrentaría con hidalguía y coraje a los crueles conquistadores si, a pesar de la inconmovible defensa que dejaba atrás, no era posible contenerlos.

Mientras tanto, Atonal y sus ayudantes preparaban la estratégica muralla que había de detener a los invasores; colocó unos cuantos espías a lo largo de las veredas costeras desde el Río Paxaco hasta la ciudad de Cálix (ciudad del Rey) hoy Caluco. Había puesto un parapeto entre Mochicalco (los cuatro Izalcos) y Acatepeque, cerca de Cara Sucia; aquí colocó un "calpul" (pequeña unidad de combate integrada por una decena de los mejores guerreros pipiles); pero el grueso de sus combatientes los ubicó en llanuras de Acaxual (Acajutla), lugar estratégico de interés vital para los indígenas, por constituir el principal punto de pesca para las aldeas aborígenes de la costa.

En Acaxual, el príncipe parapetó a más de tres mil hombres. Otros tres mil los llevó a los alrededores de Tacuzcalco (l km. al Sur de Nahulingo), en donde esperaba presentar la batalla definitiva a los conquistadores, si estos salían librados de la de Acaxual. De esta forma el noble y valiente príncipe tenia planeado su dispositivo de protección contra aquellos malvados extranjeros.

Avisado por los espías de la cercanía de la tropa castellana, ATONAL y sus principales generales visitaron el Templo Mayor ubicado en el Sagrario de Mictlán (fronterizo entre Guatemala y El Salvador) y allí, en una noche de luna llena, juró ante los "dioses" que defendería con la vida a todo su pueblo, de aquella infame profanación. Después de la ceremonia, esa noche duerme en los alrededores de aquel sagrado lugar; el indómito guerrero sueña..."un oso blanco se abalanza sobre él para, con sus garras, destruirle; en ese momento dos grandes águilas aparecen volando del cielo y lo protegen de una muerte segura, tomándolo lo llevan ante el mayor de sus "dioses": Quetzalcoatl, quien al verlo, lo toma del hombro y le dice: "Hijo mío: te entrego esta lanza; está cubierta de polvo cósmico de los "dioses", ella te permitirá triunfar sobre tus enemigos..." ATONAL con suma reverencia toma aquella invencible arma y su rostro se transforma "un haz de luz resplandece alrededor de su faz..." La magia y el fervor de los cielos han cubierto a aquel héroe de su raza.

Dejemos un momento al príncipe indígena en su esplendente momento de gloria y echemos un vistazo a la tropa castellana. El bravo capitán y Adelantado don Pedro de Alvarado sale de Iximché (Guatemala) en los primeros días de junio de 1524, para continuar la conquista de Mesoamérica; no olvida las órdenes de Cortés (Hernán, Gobernador de la Nueva España): "....seguiréis al Sur por toda la costa, hasta que lleguéis a un lugar que llaman Huizúcar (significado: de donde proviene el Hombre). Allí, cerca de allí hay una gruta (cueva), en cuyo interior nos dijo Cuautémoc que había llevado el oro de estos indios. Encontradlo que ese oro pertenece a su Majestad..."

Todo esta claro en la mente de Alvarado, es un secreto celosamente guardado...no quiere que lo sepa ni uno solo de sus oficiales o ayudantes. Ese oro no será jamás para Su Majestad; a él le pertenece, por derecho y por fuerza. Él es quien ha expuesto su vida en la conquista de aquellas salvajes tierras; él ha lidiado con bravos guerreros y huestes aborígenes. A nadie más que a él le ha costado sudor y sangre aquella jornada; nadie más que él merece poseer aquel preciado tesoro.

Con estas ideas fijas, Alvarado prepara su avance, seguirá adelante, siempre adelante, no importa lo que tenga que vencer, arrasará con lo que se le ponga por delante, pero seguirá hacia su inapreciable meta. Encabeza el desfile; van mosqueteros, lanceros, la caballería, las piezas de artillería jaladas con cuerdas por indios esclavos; todo listo para seguir con la faena. Aquella jornada es imparable, Alvarado no sabe a quien se enfrenta, ni se imagina lo que le espera...

El 6 de junio de 1524, el ejército español atraviesa el Río Paxaco. No encuentra resistencia alguna y se encamina por las veredas de la costa hacia las primeras aldeas de Mochizalco y Acatepeque; aquellos lugares están desiertos y abandonados. Allí ocurren las primeras escaramuzas, cuando los vigías colocados a lo largo del camino, atacan con flechas y lanzas a los peninsulares a medida que avanzan hacia el Oriente.

Alvarado llega cerca de Acaxual el ocho de junio; su instinto le llama a pasar de largo y no acercarse a la llanura. Pero el destino se impone; frente a él hay un inmenso lago de fango: la zona pantanosa. Debe dar un giro más hacia el Sur; no puede evitarlo. Cuando la soldadesca castellana lo hace, el grueso de los guerreros pipiles los rodean. Ante aquella desagradable sorpresa Alvarado ordena: ¡Fuego con todo!. ¡Viva España. Acaben con los indios. ! Y se desata el combate fiero.

Los peninsulares eran diestros soldados, con experiencia por el tiempo que llevaba la conquista, pero aquella lluvia de flechas y lanzas era algo pavorosa; muchos de ellos se acobardaron y salieron huyendo sin rumbo determinado, todos cayeron en el pantano.

En medio de aquella carnicería, ATONAL lucha con denuedo, en una mano su lanza "mensajera" silbaba liquidando españoles y en la otra, un mazo, hecho de tronco de maquilishuat (árbol nacional), con el cual daba tremendos "mazazos" que dejaba totalmente inmóviles a los que eran su blanco.

Aquella espantosa batalla cobró la vida de miles de indios, pero de igual forma de muchos conquistadores; lo que permitió a estos salir con bien fue su artillería, la cual de un solo golpe, a cada cañonazo, derribaba a cientos de guerreros pipiles, los cuales desconocían el poder destructivo de dichas armas.

Ante aquella desigualdad, ATONAL y sus principales se esforzaban con mayor denuedo tratando de minimizar la superioridad armamentista de los conquistadores; entonces, al Héroe inmortal se le ocurre una brillante idea; el principal de los soldados, el hombre de postura regia, casco brillante y barba poblada; aquel cuyos ojos azules parecen de un "Dios", aquel Tonatihu "Hijo del Sol", debía ser vencido. Si él caía, su ejército también caería. Atonal comienza a buscarlo entre aquella masa de hombres, luchando por su vida, hasta que sus negros ojos se detienen ante el Hombre.

Alvarado, montado en su caballo pelea, pelea sin tregua, dando el ejemplo a sus combatientes. Entonces ATONAL prepara su lanza, la besa, la limpia con su sudor y levantando su brazo derecho, la tira, fuerte, directo, hacia la cabalgadura del altivo español. El príncipe todavía cree que hombre y caballo forman un solo cuerpo.

Los dioses están con Atonal; la lanza sigue su camino sin detenerse, y se clava, poderosamente en el muslo del conquistador; aquel lanzazo es tan fuerte que atravesando su pierna y montura, hiere de muerte también al caballo.

Los soldados están atónitos, ven caer a su fiero jefe con todo y la bestia que montaba. En desordenada huida, lo recogen herido y lo ponen encima de otro caballo, y llevándolo consigo salen enfilando hacia el Poniente, evadiendo la zona fangosa. Corren y corren por su vida los españoles, dejando tras de sí un reguero de muertos y heridos, así como a los indios terriblemente diezmados. Los supervivientes pipiles buscan hacia Tacuzcalco para unirse al otro grupo que allí espera a los invasores. Los españoles acampan en el trayecto para poder vendar las heridas de su jefe.

Atonal se reúne con el destacamento de guerreros que ha dejado cerca de Tacuzcalco; organiza el combate y los alerta sobre la presencia inminente de los conquistadores. Mientras tanto, Alvarado se repone de sus heridas en el campamento levantado entre Acaxual y Tacuzcalco.

Cinco días después de la acción de Acaxual, la tropa castellana enfila hacia Tacuzcalco; allí los esperan alrededor de cinco mil pipiles dispuestos a cobrarse las pérdidas de Acaxual.

Alvarado narra en una de sus Cartas, que aquel ejército pipil "...era para espantar; porque tenían todos los demás, lanzas de treinta palmos, todas enarboladas; y yo me puse en un cerro para ver bien como se hacía, y vi que llegaron todos los españoles hasta...los indios, y que ni los indios huían ni los españoles acometían; que yo estuve espantado de los indios que así osaron esperar..."

Esta batalla fue más sangrienta que la de Acaxual; pero al final los españoles se impusieron gracias a sus mejores armas. Al ver tan grande destrucción entre sus hermanos, Atonal escapa con los sobrevivientes hacia los montes.

Alvarado lo ve y ordena a sus hermanos Gonzalo y Jorge: "...seguidlo, rápido; alcanzadlo y matadlo. Él es el culpable de mi cojera...seguidlo pronto, no tengáis de él piedad. Hacedlo y os recompensaré..." Al instante, los dos ambiciosos hermanos del Adelantado dirigieron sus corceles hacia los cerros y llamaron a tres de sus mejores hombres para acompañarlos. Alvarado se queda, impaciente y ansioso...

Los cinco españoles están por coronar la cima del cerro que está atrás de Tacuzcalco, cuando una cortina de flechas les cae encima y dos de sus acompañantes son derribados totalmente inermes. ¡Quedan tres!.

Atonal y sus hombres se han protegido detrás de unas grandes rocas, están dispuestos a vender muy cara su derrota. En aquel trance mortal, ATONAL recuerda su promesa: "...¡mi vida por mi gente, oh Señor!..." y lanzando un atronador grito de guerra, se sale de su escondite y se abalanza sobre sus perseguidores; en una mano lleva su pértiga y en la otra su mazo... Los españoles están sorprendidos, no esperaban aquel ataque: ¡Atonal parece un "Dios”...

El príncipe logra llegar cerca de sus enemigos, su jabalina se clava en el hombro de uno de los hombres; pero la desgracia le alcanza... Cuando se aprestaba a dar un golpe mortal con su porra a Jorge de Alvarado, Gonzalo, mejor ubicado, usa su mosquete y dispara... ¡pum!¡pum!...dos veces, y aquel semidiós Defensor de Cuscatlán... cae herido de muerte.

Allí expira el genuino y noble príncipe ATONAL, "Sol de Agua", el indómito e inmortal caudillo indígena que es símbolo del patriotismo y del valor de todos los buenos salvadoreños. Afirman los sobrevivientes de aquel glorioso episodio, que después del martirio, su cuerpo fue llevado con amorosa devoción, por sus hermanos hasta la ciudad del rey: "Cálix" (Caluco). El alma de aquel guerrero, fue tomada por varias Aguilas que aparecieron del horizonte y depositada en el "cielo de los dioses", a la diestra del Señor QUETZALCOATL, en donde vive para siempre...

Alvarado, exhausto, después de la pírrica victoria, continuó su marcha como alma en pena, llevando consigo los despojos y en su pierna, la señal de la bravura cuscatleca...

Así, llegó hasta Atehuán (Ateos) y allí, se detiene; no sigue. Desde allí regresa, retorna, vuelve. Se va para Iximché (Guatemala), sin el oro y sin nada... y murmura: "algún día regresaré..." y las ilusiones y sueños de gloria se agolpan en su mente, mientras que con su mano derecha se acaricia la pierna izquierda, que le quedó cuatro dedos mas corta...

Por: Carlos A. Orellana Trigueros. Dpto. Historia Militar. 1997.

Batallón de Reacción Inmediata "Gral. Ramón Belloso"

El Batallón de Infantería de Reacción Inmediata, conocido abreviadamente por BIRI BELLOSO, fue fundado el 31 de diciembre de 1981 en virtud de la Orden General N° 19 expedida por el Ministerio de Defensa y adscrito al Estado Mayor General (hoy Conjunto) de la Fuerza Armada.

Así se denominó este Batallón en memoria y Homenaje al General Ramón Belloso, héroe de la Guerra Nacional contra los filibusteros de William Walker y vencedor en las Batallas de Masaya y Granada.

BELLOSO.JPG (11005 bytes)

El mencionado Batallón de Infantería se desplazó por vía aérea hacia los Estados Unidos de América, en dos agrupaciones, los días 11 y 12 de febrero de 1982; y retornaron al solar patrio, en igual forma, los días 8 y 9 de mayo siguientes, después de recibir instrucciones y capacitación de contra-insurgencia en Fort Bragg en Carolina del Norte.

Dicha unidad militar participó en numerosas acciones de armas, en las cuales sus componentes dieron muestras de un valor a toda prueba, de exacto y cumplido comportamiento y de sólidos conocimientos sobre el respeto a las convenciones sobre la guerra.

Sería interminable el citar tantas acciones de armas, en que participaron directa e indirectamente Jefes, Oficiales y soldados del BIRI BELLOSO. En cumplimiento de su deber con la Patria, levantaron los estandartes de la libertad y la democracia, y contribuyeron a repeler la agresión salvaje y descomunal de los comunistas internacionales contra el pueblo salvadoreño.

miércoles, 24 de junio de 2009

Batallón Atlacatl

El Batallón de Infantería de Reacción Inmediata “Atlacatl” y abreviadamente BIRI-ATLACATL, fue fundado a partir del 1 de marzo de 1981, según Orden General, con sede en el Sitio del niño y adscrito al Estado Mayor General (Hoy Conjunto) de la Fuerza Armada. Ocupó este Batallón, las instalaciones de la Ciudad Normal “Alberto Masferrer”, a 26 kms. Al Oeste de San Salvador, con un total de 1261 Soldados bajo el Comando del Tte. Cnel. DEM. Domingo Monterrosa Barrios, más tarde proclamado por la voz del pueblo como mártir y héroe de la patria.



Se le dio el nombre de ATLACATL en memoria del héroe indígena que según la leyenda, derrotó en Cuzcatlán al conquistador Don Pedro de Alvarado, en 1524.

El BIRI ATLACATL participó en 191 operaciones militares a lo largo y ancho del territorio nacional.



En estos encuentros se les capturó gran cantidad de armamento, equipo, material explosivo, medicinas y documentación que contenía información de los planes de guerra de los subversivos. Estos últimos fueron de gran interés porque permitió a los superiores jerárquicos combatir con mayor éxito a los terroristas. Los soldados especializados del BIRI-ATLACATL tenían capacidad para operar sobre cualquier tipo de terreno y bajo cualquier condición ambiental, lo que les daba una gran capacidad operativa sobre sus enemigos.

El Centro de Entrenamiento de los Batallones de Reacción Inmediata (CEBRI) se fundó como una necesidad para unificar el adiestramiento de los referidos Batallones de Infantería de Reacción inmediata por iniciativa del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada. El primer curso se inauguró en la sede del BIRI ATLACATL el 9 de mayo de 1988 bajo la dirección del Cnel. Art. DEM. Iván Reynaldo Díaz. En este curso participaron las unidades Atlacatl, Belloso y Bracamonte. Se graduaron 282 soldados como efectivos de fuerzas especiales.


El CEBRI realizó 19 cursos y luego el Alto Mando, con fecha 10 de abril de 1992, ordenó la finalización y clausura de los mismos, fungiendo como director el Tte. Cnel. Inf. DEM. José Antonio Almendáriz Rivas. Según adición de la Orden General N° 13, año 1992, se disolvió este Batallón y se procedió a su desmovilización, de conformidad con uno de los Acuerdos de Chapultepec.

Entre los mártires y héroes de este Batallón figuran el Mayor José Armando Azmitia Melara y el Sub-Teniente Jaime Antonio Jiménez Santos y el Cadete José Douglas Santos Mendoza.


Habrà que pensar si se reescribe la historia?????

Retazos de Memoria Històrica, trata de preservar las versiones oficiales de lo que fueron los BIRIS. no vertimos opiniòn al respecto.



Este post, es copia fiel de la versiòn de la Fuerza Armada
acceso del dìa 28 de junio de 2009.-

martes, 23 de junio de 2009

Los Cuerpos de Seguridad

Misión Clásica: Garantizar el orden público y el respeto a las leyes dentro de la sociedad salvadoreña; ya sea en la zona urbana y rural y en todos los lugares donde existieron unidades de los CUSEP. Mantener el control del tránsito vehicular y la vigilancia en todas las carreteras del territorio nacional, realizar una lucha constante contra la producción y consumo de drogas, proporcionar seguridad especial a personas públicas y combatir la delincuencia común.


Retazos de Memoria, reproduce la versiòn oficial segùn la Fuerza Armada, de lo que fueron los Cuerpos de Seguridad CUSEP, (tomado de:
http://www.fuerzaarmada.gob.sv/campana.html


Guardia Nacional

La necesidad de crear un Cuerpo Especial de Seguridad Pública, que velara por los intereses de los salvadoreños en el campo, debido al aumento de la delincuencia en el área rural, ya que todos los esfuerzos hechos por las autoridades policiales, y los cuerpos expedicionarios no habían tenido buenos resultados. Los cuerpos expedicionarios eran patrullas militares, al mando de un oficial del ejército, desplazados a lo largo del país. Estos cuerpos, no poseían ninguna preparación en la lucha contra el crimen en sus diversas manifestaciones, por lo que eran incapaces de frenar los robos, homicidios, violaciones etc. los delincuentes de esa época utilizaban las características topográficas para esconderse de las autoridades.


El honor es nuestra divisa

Esta fue la razón primordial que movió al Presidente de la República Dr. Manuel Enrique Araujo, a crear la Guardia Nacional,76 pues se necesitaba de un cuerpo idóneo formado por hombres especialmente entrenados con equipo moderno y uniforme adecuado para el tipo de terreno donde iban a actuar. Además, de un instrumento legalmente constituido para respaldar su procedimiento y acciones contra los delincuentes, es así como, se extendió el radio de acción de los jueces hasta los lugares más remotos del territorio nacional.77

El Dr. Araujo encomendó al General e Ingeniero José María Peralta Lagos, Ministro de Guerra y Marina, para que estudiara la organización y funcionamiento de los cuerpos policiales de Europa.

Peralta Lagos, graduado de una de las Academias Militares de España en 1897, tomó como modelo, la Guardia Civil Española y el 3 de febrero de 1912, por medio de Decreto Ejecutivo, en el Ramo de Gobernación, en las instalaciones que albergaron al Sexto Regimiento de Infantería y que más tarde ocupó la Escuela Normal “Alberto Masferrer”, se creó formalmente la Guardia Nacional.

Este mismo año el Gobierno contrató los servicios del Capitán español Alfonso Martín Garrido, para organizar la Guardia Nacional. El Capitán Garrido anteriormente se había desempeñado como Inspector General de la Policía Nacional, y fue asimilado a Coronel del Ejército Salvadoreño.

Este español, con gran trayectoria en la vida militar de su país, fue el primer Director de la Guardia Nacional y pronto el pueblo salvadoreño le tuvo un gran afecto, por su manera de conducir la nueva institución de Seguridad Pública.

El primer uniforme usado por la Benemérita Guardia Nacional, fue de color kaki, pantalón largo corriente, guerrera con botones de metal y emblemas de cuello. Los zapatos, polainas y correaje eran de color café. El sombrero era de hilama hasta 1918, año en que se cambió por uno de junco, el cual se uso hasta 1924. Estos sombreros se usaban con el ala izquierda doblada hacia arriba, llevaba colocada una escarapela de tela con los colores del pabellón nacional, posteriormente esta escarapela se cambió por una de metal. Su arma de equipo fue el fusil Mauser calibre 7mm. Usado hasta 1924. Esta indumentaria usada en sus inicios fue idea del Coronel Garrido.

Meses más tarde, el 25 de septiembre de 1912, se decretó el Primer Reglamento de la Guardia Nacional, el cual estuvo vigente hasta el 12 de abril de 1924.

La Guardia Nacional, en sus inicios dependía de la Secretaría de Gobernación; pero era la Secretaría de Guerra la que le proporcionaba todos los recursos necesarios para sus funciones y organización.

Con el transcurso de los años, la Guardia Nacional, se relacionó más y más con la vida de la nación, en lo que a integridad y defensa del territorio se refiere, razón por la que más tarde, el 20 de agosto de 1914, llegó a formar parte activa del Ejército como un “Cuerpo Especial del Ejercito”78 constituyéndose en una entidad puramente militar.

Una de sus funciones como Cuerpo Especial según el Art. 1° de su Ley Orgánica, fue la de prestar sus servicios con una facción debidamente seleccionada en Casa Presidencial.

A mediados de 1914, el Presidente de la República, Dr. Alfonso Quiñónez Molina, hizo venir de España, una segunda misión de la Guardia Civil Española, para reorganizar la Guardia Nacional de El Salvador. Esta misión fue integrada por el Coronel José Tomas Romeu y los Capitanes Manuel Pizarro Cenjor y Manuel Andrés López, a quienes se les asimiló a Coronel y Teniente Coronel respectivamente.79

Dentro de la reorganización que ellos efectuaron, destaca el cambio de uniformes y equipo. Se implantó el uso del casco de corcho caki, en lugar del sombrero; en el casco se colocó una placa numérica, correspondiente al número de cada Guardia Nacional, y un poco más arriba de esta, el emblema de casco, el cual consistía en las insignias GN y en medio de estas, el escudo de Armas.80

También se cambió al fusil Mauser como arma de equipo por el fusil “Checo”, que permaneció en uso hasta 1961. Para el servicio propio de este cuerpo el cual se realizaba en el campo, se uso el carterón, donde se llevaban los documentos y anotaciones referentes a la captura de delincuentes, instrucción de informativos e información de toda índole.

El 29 de diciembre de 1924, el Director de ese entonces, Coronel Romeu, presentó al Poder Ejecutivo la “Cartilla de Servicio de la Guardia Nacional” la que fue aprobada en esta misma fecha. Anteriormente, el 2 de agosto de 1923, se había aprobado el “Reglamento de Premios para Clases y Guardias”.

Esta misión también creó la “Escuela de Guardias Nacionales Gral. e Ing. José María Peralta Lagos”, la que fue oficialmente inaugurada, el 14 de julio de 1924, bajo la dirección del Tte. Cnel. Manuel Pizarro Cenjor.

La Escuela de Guardias, pronto empezó a dar sus frutos, pero años más tarde desapareció por falta de fondos para su sostenimiento, y se creó la Compañía de Instrucción, donde se forjaron los Guardias Nacionales. El 3 de febrero de 1974, por disposición del Coronel José Mario Rosales y Rosales, Director General de la Guardia Nacional de ese entonces, nuevamente es designado este Centro Educativo con su nombre original “Escuela de Guardias Nacionales Gral. e Ing. José María Peralta Lagos”, en memoria de uno de los principales fundadores de este cuerpo de policía rural.

El 12 de junio de 1925, se creó el Escalafón de la Guardia Nacional; pero en 1936 en vista de que su nueva Ley Orgánica no lo tomaba en cuenta este escalafón fue derogado y sus jefes y oficiales, pasaron al Escalafón del Ejército.

Fueron las necesidades del servicio, las que hicieron que la Guardia Nacional se constituyera en un Cuerpo Militar, no obstante, estar sujeta por índole de sus servicios a leyes y reglamentos especiales, estaba también sujeta, a las disposiciones legales que regían las funciones del Ejército.

El 25 de septiembre de 1934, se promulgó la nueva Ley Orgánica de la Guardia Nacional, y el 3 de febrero de 1936, se dio el Reglamento para la Aplicación de la Ley Orgánica, en ocasión del 24 aniversario de su fundación.81

La Guardia Nacional, a pesar de ser un cuerpo esencialmente militar que formaba parte del Ejército, según lo habían establecido los decretos Ejecutivos del 20 de agosto de 1914 y el del 30 de marzo de 1935,82 estaba adscrita al Ramo de Seguridad Pública, razón por la cual el General Salvador Castaneda Castro, Presidente de la República, por medio del Decreto N° 32 de fecha 16 de agosto de 1946 ordenó que se pasara al Ramo de Defensa.83

Con el objeto de preparar a sus integrantes en el ascenso al grado inmediato superior, el 19 de febrero de 1947 se creó un Curso de Extensión para elementos de Tropa de la Guardia Nacional, con profesores civiles y militares. Esto los habilitaba para tomar los respectivos exámenes, de acuerdo a la Ley de Ascensos y Programas de Exámenes Militares, de igual manera, para seleccionar a los elementos que podrían ingresar a la Escuela Militar, a los Sargentos aptos al grado de Subteniente del Ejército.

En 1950, bajo la Dirección del General, José María López Ayala, se cambió el casco de corcho por el casco de fibra norteamericano, color verde oscuro; los zapatos, las cacerinas, las polainas color negro y el uniforme con su pantalón de montar. En 1961, el fusil “Checo” fue sustituido por la carabina M-1, como dicha arma no poseía yatagán, se ordenó el uso de corvo arnesado, arma que en muchos casos fue decisiva para la defensa de la integridad física del Guardia Nacional. Esta carabina fue usada por un espacio de ocho años, y sustituida en enero de 1969, por el fusil alemán G-3 calibre 7.62 mm.84

Durante la “Guerra de las 100 Horas” librada contra Honduras, la Guardia Nacional, al mando del General José Alberto Medrano, tuvo una destacada participación en el Teatro de Operaciones del Norte (TON); ya que cubrían los flancos del eje de avance del 1° y 8° Batallones de Infantería. La Benemérita Guardia Nacional, en su avance tuvo combates en El Morral, El Portillo, Llano Largo, San Marcos Ocotepeque, La Labor, Plan del Rancho y Santa Lucía, con resultados exitosos, también se le encomendó la defensa de la Presa “5 de noviembre”.85

Un cambio muy significativo dentro de la Guardia Nacional, fue la sustitución del antiguo uniforme caki, por el verde olivo, ocurrida en mayo de 1971.

Al iniciarse el conflicto Político Militar, la Guardia Nacional sufre cambios en su organización, el 28 de diciembre de 1983, se creó el “Batallón 15 de Septiembre”, con un total inicial de 218 efectivos el cual pronto fue incrementado a 500 y tenía por misión, resguardar las instalaciones de la Presa “15 de septiembre”, ubicada en el Cantón San Lorenzo, en el límite de los Departamentos de San Vicente y Usulután sobre la carretera Panamericana. En este lugar, también funcionó un centro de entrenamiento para Fuerzas Especiales.

El Batallón 15 de Septiembre, fue disuelto el 31 de diciembre de 1990, por disposiciones del Alto Mando de la Fuerza Armada, de igual manera, quedó suspendido el servicio que la Guardia Nacional brindaba a las instalaciones de Casa Presidencial y se fundó en su lugar el “Batallón Presidencial”.

Durante la administración del Presidente José Napoleón Duarte, el 1 de junio de 1984, se creó el Viceministerio de Seguridad Pública, adscrito al Ministerio de Defensa y Seguridad Pública, según Decreto Ejecutivo N° 1 de esa misma fecha, con la función principal de dirigir las acciones de seguridad pública de la Guardia Nacional, Policía de Hacienda y Policía Nacional. Dentro de este marco, la Guardia Nacional funcionaba de nuevo con la misión original que le fue encomendada, que era la de Policía Rural.

En 1985, se creó la “Compañía de Operaciones Antiterroristas para Areas Rurales y Urbanas ”(COPARU), con el fin de realizar operaciones antiterroristas en el campo y en la ciudad. Esta compañía fue disuelta el 2 de enero de 1992, al suprimírsele a la Guardia Nacional, las funciones de Seguridad Pública.

Al firmarse los Acuerdos de Paz, el 16 de enero de 1992, entre el gobierno y el FMLN en lo referente a la materia de Seguridad Pública, se acordó suprimir de estas funciones a la Guardia Nacional y Policía de Hacienda, y sus efectivos fueron integrados al ejército. Esta disposición entró en vigencia el 2 de marzo, y la nueva misión encomendada fue el resguardo de las fronteras patrias y servir de Policía Militar 86, bajo el nombre de una nueva unidad militar: “Brigada Especial de Seguridad Militar, según acuerdo N° 59 del Organo Ejecutivo, de fecha 25 de junio de 1992. También en esa fecha se derogó su ley orgánica que data del 25 de septiembre de 1934.87

La Benemérita Guardia Nacional, cerró sus puertas el 30 de junio de 1992, dejando atrás más de ochenta años de historia al servicio del pueblo salvadoreño, su último director fue el Cnel. Juan Carlos Carrillo Schlenker.


Policía de Hacienda


NACE UN BALUARTE NACIONAL:

La Policía de Hacienda, data desde 1888, y nace en las Administraciones de Rentas de acuerdo a consulta hecha a tesis presentada a la Corte Suprema de Justicia por el Doctor Anselmo Bellegarrigue, en 1933 y fue creada específicamente para evitar el contrabando de licores y aguardientes nacionales en el interior de la Administraciones de Rentas y fuera de estas.

Comúnmente le llamaban “La Chichera”, funcionando especialmente como Policía Fiscal. Su organización y funcionamiento aparece promulgado el 8 de junio de 1916 en el Código Fiscal en su capitulo “X” del Artículo 303 al 315.




El 26 de junio de 1933 por Decreto Legislativo No. 97 publicado en el Diario Oficial No.144, quedó plenamente establecida la Policía de Hacienda bajo el mando de un Director, un Sub-Director, y un secretario general, sus efectivos eran de 400 hombres y fue considerada como un Cuerpo de Seguridad Fiscal, bajo la dependencia el Ministro de Hacienda, con funciones en toda la República.

Siendo su primer Director el señor General Julio Alberto Salinas. Durante la administración del señor General Maximiliano Hernandez Martínez, en esa oportunidad los resguardos quedaron integrados por un Inspector, un Sub-inspector, un clase asimilado y cinco Agentes; algunos de aquellos inspectores fueron llamados de la Guardia Nacional, que en esa época tenían el grado de Tenientes para su mejor funcionamiento, asignadoseles a los Agentes un sueldo de ¢45 colones mensuales, siendo el jefe del resguardo el encargado de cobrar el sueldo de todos sus subalternos, pero con la obligación de pagarles cada cinco días.

Para efectos de obtener mejor eficiencia en el servicio administrativo la Policía de Hacienda, quedó adscrita al Ramo de Seguridad Pública, por medio del Decreto Legislativo No. 3 del 28 de febrero de 1945, publicado en el Diario Oficial No. 5 de fecha 5 de marzo del mismo año.

Pero en vista de que la Policía de Hacienda, cada día era más eficiente en el desempeño de sus funciones encomendadas; el Directorio Cívico Militar por medio del Decreto No. 175 publicado en el Diario Oficial No. 157 del 30 de agosto de 1961, conforma el Art. 5 del mismo Decreto, mediante el cual el Cuerpo de la Policía de Hacienda, pasa a formar parte de la Fuerza Armada de El Salvador, juntamente con la Guardia Nacional, Policía Nacional, el Ejército, Marina Nacional y Fuerza Aérea Salvadoreña.

ORGANIZACIÓN:

Siendo Director General de la institución el señor Coronel Jesús Adolfo Rodríguez, gestionó ante las autoridades correspondientes la creación de la Sección de Instrucción, con el propósito que el futuro agente fuera mas capacitado, ya que en ese entonces el personal no recibía ninguna clase de instrucción, sino de una vez causaba alta como agente y por antigüedad u otra cualidad este ascendía a Cabo, después a Inspector y de allí a Comandante 1º. Por las aspiraciones del señor Director General se funda la “Sección de Instrucción”, contando con un Comandante, un Cabo y 40 alumnos, nombrándose como comandante de dicha Sección al señor Comandante 1º José Encarnación Fajardo. Se dotó al personal de alumnos de un fusil cal. 7 mm., un casco de cartón con falda, uniforme y polainas de dos hebillas, todo de color kaki. Los requisitos para el ingreso de la sección de instrucción en el año de 1974, se establecen de acuerdo a lo siguiente:

- Ser reservista.

- Haber cursado el sexto grado como mínimo.

- Tener una estatura no menor de 1.65 mts.

- Ser soltero.

- Ser del partido oficial.

- Presentar exámenes de sangre, pulmones, orina y heces.

- No tener impedimentos físicos.

- No tener cicatrices visibles ni ocultas.

- Recomendaciones del señor alcalde, juez de paz y autoridades militares del lugar de residencia.

Durante esa época era notorio el éxito de esas calases ya que la mayoría de las capturas realizadas se daban por haber vencido el agente al criminal en la lucha corvo a corvo.

SITUACIÓN DEL AGENTE DE POLICÍA

Habiendo aprobado satisfactoriamente el proceso de instrucción en la referida Sección, causaba alta como Agente P.H. e inmediatamente era trasladado, ya sea a una zona o a un resguardo cuyo lugar era considerado como una prueba de fuego ya que todos los ojos del resguardo estaban puestos en él, desde el señor Comandante, pasando por los Agentes antiguos y reclutas hasta el ordenanza, quien muchas veces sabía tanto como cualquier agente antiguo debido al tiempo permanecido en dichos menesteres y porque de algún modo esto era rutinario; además debía poner en práctica y demostrar todo lo aprendido como alumno. Siendo esto una de las causas más difíciles por cuanto el ejercer autoridad con base a la razón y a la ley ante un pueblo subdesarrollado con alto índice de analfabetismo y pobreza; desconocimiento total de las mismas leyes era casi un rompecabezas, por cuanto el infractor mantiene un clásico patrón de conducta por el supuesto de que quien vale más es el más fuerte, tanto física como económicamente, esto era demostrado estadísticamente en los juzgados y cárceles municipales. Es decir, que el Agente de Seguridad no era visto como tal sino como a alguien a quien se debe combatir y vencer. Siendo esto ya una prueba de desventaja para el P.H. porque siendo un ente auxiliar de la justicia y no teniendo mas armas que su Carta Magna y sus códigos; porque su arma de equipo no debía usarla sino hasta haber sido provocado, es decir: hasta que era herido o muerto. Tal era la premisa a la cual regirse. –Muchas veces este personaje tenía que ser arrestado, trasladado o dado de baja porque tal o cual procedimiento no lo hizo de conformidad a la ley. Sin embargo muchos aprendían bien su trabajo y sabían tanto su misión que en la mayoría de los casos era un quebradero de cabeza para los jueces defensores encontrar diligencias casi perfectas que no se podían “botar” para liberar a sus defendidos.

Dentro de su cuartel debía guardar gran disciplina para el Cabo hasta el oficial de mayor jerarquía; prestar servicios de seguridad dentro y fuera del Cuartel Central. Los servicios de centinela en el día eran de seis horas y a veces de doce, pero en la noche eran de tres horas; los que se prestaban en el interior de la capital y fuera del cuartel eran de 1800 a 0100 y de 0100 a 0800 horas, otros se presentaban toda la noche, en el día normal, de seis horas.

CAMPAÑA MILITAR

Ante la conflagración mundial Este-Oeste surge el protagonismo de los héroes en las filas de la F.A. La Policía de Hacienda como parte de la misma, ante tan delicado reto, y cuyo heroísmo había quedado ya demostrado en su participación en la Guerra de las Cien Horas, surge nuevamente como un bastión inquebrantable contra las fuerzas del mal, léase, FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional), organizado como tal en la Habana, con una misión especial: tomarse casa presidencial en El Salvador. Es por ello que la Policía de Hacienda experimenta un cambio trascendental ante la embestida del comunismo mundial. Porque cuando se defiende lo más caro que un pueblo ama y anhela por siempre: su patria y su libertad, sus soldados son los primeros. Consecuentemente, la cuota a pagar también era demasiada cara: la sangre de sus mejores hijos.

Por lo antes dicho el 26 de junio de 1983, en ocasión de celebrar el 50 aniversario de la P.H., el EMCFA, ordena la creación de un batallón de reacción inmediata, con capacidad de combate al que originalmente se le llamó “BIC. Cuervo”, teniendo como lema “Lealtad y Sacrificio”, el que supo cumplir con hidalguía su deber en todas las misiones de combate que se le encomendaba. Fue temido por los grupos insurgentes por su aguerrido coraje, porque nunca retrocedía ante el peligro inminente de cada enfrentamiento. Sus leales miembros siempre lucharon hasta lograr devastadoras bajas en el lado enemigo.

Se filtró información proveniente de las Fuerzas Populares de Liberación, en donde sus líderes se preguntaban que de dónde venía o de dónde era este batallón que les estaba causando demasiados golpes certeros, pues no estaba en la lista de sus libretas. (En realidad era una unidad recién formada).

Es así como a finales de 1985, el Alto Mando toma conciencia de lo anterior y decide dar un punto más a la Policía de Hacienda, y en orden general se le cambia nombre a este batallón por el de “BIAT. LIBERTADORES” de la Policía de Hacienda, a la vez que se aumentó a 580 sus efectivos y quedando bajo las órdenes del EMCFA.

EL CEAT:

En ese mismo año la Dirección General de la Policía de Hacienda, al contar con una unidad de combate en la zona rural, vio la necesidad de otra unidad para combatir la delincuencia terrorista en el área urbana, por lo que se procede a la organización del Comando Especial Antiterrorista “CEAT” con el lema: Sorpresa, Rapidez y Acción Violenta. Contando con 75 efectivos, quienes fueron previamente adiestrados por instructores del ejército de los Estados Unidos, en la especialidad de desalojo de edificios que estuvieran ocupados por terroristas u organizaciones de fachada de los mismos y liberación de personas.

El CEAT, era una unidad rígida, disciplinada y amante de la paz, la mayoría de sus miembros eran cristianos, empezando por su comandante el Señor Cap. Inf. José Alfonso Chávez García, quien había sido preparado en el ejército de Chile, dicho sea de paso, con una hoja de servicio intachable, siendo un ejemplo para los demás miembros de la F.A. y para la sociedad en general. Este hombre, siempre predicó el buen ejemplo. Un trágico día al inicio del mes de mayo de 1990 este heroico y dedicado Soldado de la Patria, en cumplimiento de su misión fue muerto por comandos urbanos del FMLN, quienes habían jurado acabar con tan valioso oficial.

En honor a este singular líder, el Presidente Constitucional y Comandante General de la Fuerza Armada, Lic. Alfredo Cristiani B., denominó a su Unidad CEAT “COMANDO ESPECIAL ANTITERRORISTA CAP. DE INF. JOSÉ ALFONSO CHÁVEZ GARCÍA”.

Sería hasta necedad escribir tantas páginas heroicas en las que la Policía de Hacienda luchó contra los enemigos de la democracia y defendió a su querido y verdadero pueblo salvadoreño a través de la historia de este gran país; por lo que nada más queda escribir los nombres de sus héroes que con su sangre anunciaron la LIBERTAD DE AMERICA ANTE EL ACOSO DEL COMUNISMO MUNDIAL.

(Departamento de Historia Militar, Fuerza Armada de El Salvador)


Policía Nacional



La Policía Nacional de El Salvador, Institución del Estado, parte integrante de la Fuerza Armada, creada con el objeto de procurar a la sociedad el goce de una vida cómoda y tranquila y mantener el orden público, por medio de las Leyes de la República, de conformidad a un mandato constitucional; fue un Cuerpo destinado al ejercicio de una diversidad de requerimientos y múltiples servicios, tanto en la ciudad de San Salvador como en las demás ciudades del interior del país, a consecuencia del crecimiento poblacional y al auge delincuencial, en razón de lo cual, las funciones le fueron encomendadas, exigiendo de todos sus integrantes redoblar sus esfuerzos para el cumplimiento de la misión asignada.




ANTECEDENTES SOBRE SU FUNDACIÓN

La Policía Nacional fue creada por el señor Presidente, Dr. FRANCISCO DUEÑAS, en unión del señor Vice-Presidente, Lic. GREGORIO ARBIZÚ, mediante Decreto emitido a través del Ministerio del Interior, el 6 de julio de 1867 y el cual fue publicado el 18 de julio de 1867 en el periódico oficial “El Constitucional”, en el cual se hacía constar que se creaba una Compañía denominada GUARDIA CIVIL. Ésta quedó organizada por escalones de mando que iban desde Comandante, 2º. Comandante, Sargento, Cabo y Soldado, que en aquel entonces era indispensable para el servicio que desempeñaban durante el día y la noche. Su primer Director fue don JOAQUÍN CHEVEZ.

En vista del desarrollo de esta capital, dieciséis años después, se estableció un Cuerpo de Policía Urbana y a la par otro de Bomberos, para dividir de esta forma las actividades encomendadas a una sola Institución. Y consiguientemente, siendo Primer Magistrado el General RAFAEL ZALDIVAR, por Decreto del 12 de febrero de 1883 se publicó en el diario oficial del 20 del mismo mes, la emisión de El Reglamento de Policía y Bomberos, el cual comenzó a regir desde el primero de marzo del referente año. A este nuevo concepto de seguridad se le llamó POLICIA REFORMADA y tuvo por objeto vigilar así duramente la capital previniendo por los medios posibles que se cometieran delitos y faltas contra la persona y la propiedad. Ésta nueva Institución estaba organizada de la manera siguiente: Director, Subdirector, Secretario, Cirujano, 2 Comisarios, 4 Inspectores, 8 Cabos, 100 Policías, 2 Sargentos Bomberos y 18 Bomberos. El primer Director de la Policía Reformada fue el Señor Capitán ALBERTO BETETA.

TITULO I

ESTRUCTURA ORGÁNICA

CAPITULO I: MISION Y OBJETIVOS

Art. 1º. La Policía Nacional, es una Institución técnica de formación profesional y de carácter militar, cuya finalidad es la vigilancia y el mantenimiento de la seguridad y orden público en las áreas urbanas de todo el territorio nacional, así como el cumplimiento de otras funciones que le establecen las Leyes de la República.

Art. 2º. La Policía Nacional, será una Institución de servicio público y dependerá por Jerarquía del Ministerio de Defensa y Seguridad Pública.

Art. 3º. El Jefe Superior de la Policía Nacional, deberá ser un militar de la escala activa con el grado de General o Coronel de la Fuerza Armada, con la especialidad de diplomado de Estado Mayor o en su defecto, del servicio de Justicia Militar, y se le denominará Director General.

Art. 4º. Habrá un Subdirector General, el cual deberá ser militar de la escala activa con el grado de Coronel o Teniente Coronel de la Fuerza Armada, con la especialidad de diplomado de Estado Mayor.

CAPITULO II: OBJETO Y FINES.

Art. 5º. La Policía Nacional tiene como objetivo, el mantenimiento del orden y seguridad publica, proteger la vida y bienes de las personal y velar por el cumplimiento de la Ley en todo el territorio de la República, mediante la vigilancia y la prestación del servicio, especialmente en las áreas urbanas.

Art. 6º. Será obligación de la Policía Nacional, efectuar las investigaciones pertinentes de los delitos cometidos e instruir las diligencias correspondientes, cumplir con las ordenes emitidas por las autoridades judiciales, relativas a la administración de justicia, y colaborar con los demás Organismos del Estado.

Art. 7º. La Policía Nacional podrá promover o participar cuando el caso lo requiera, en actividades culturales, educativas y sociales.

(Departamento de Historia, Fuerza Armada de El Salvador).

http://www.fuerzaarmada.gob.sv/campana.html

campaña permanente

Desde el Municipio de Santa Ana, El Salvador, PEDIMOS...


Al Concejo Municipal del FMLN: reivindiquen la memoria de nuestras víctimas... reconstruyan su monumento... ¿esperan terminar su período de gobierno y no reconstruirlo ?... ¿de qué otra manera lo pedimos?

Monumento a las victimas civiles del conflicto

Monumento a las victimas civiles del conflicto
Las víctimas civiles de la guerra viven en nuestra memoria con la fuerza de la verdad, muchas veces oculta por sus propios asesinos, que permanecerán escondidos a la sombra de la impunidad...Solo la verdad y la justicia podrá llevarnos hasta el perdón y a la tan ansiada reconciliación...El horror que aquí vivimos no lo debemos olvidar, para que las futuras generaciones no repitan los errores de nuestra sociedad. Santa Ana, 25 de julio de 2007 (esta es la leyenda que rezaba la placa destruída en el monumento a las víctimas civiles del conflicto)
Ubicado en Carretera de Santa Ana hacia Metapán, cercano a la frontera con Guatemala. La construcción de monumentos a las víctimas es una forma de reparación moral, un Derecho a la Memoria, un compromiso de no repetir los crueles errores...
A menos de un año de construído, fue destrozado parcialmente, incluyendo la placa de bronce colocada con la leyenda. Es por tal razón que pedimos acompañemos este repudio moral, a quienes lo hicieron....
Ahora nuestra denuncia es por que las autoridades municipales de Santa Ana no han querido reconstruir el monumento... nuestro monumento.... aún cuando hay un convenio en el cual es responsabilidad de la comuna dar el mantenimiento.